Teilhard de Chardin

(Auvernia, Francia, 1 Marzo de 1881- Nueva York, EUA, 10 Abril 1955)

“Hay una comunión con Dios, y una con la Tierra, así como una de Dios con la Tierra.”
Escritos del Tiempo de Guerra,1968, pág. 14

La vida de Pierre Teilhard de Chardin fue una odisea de conocimientos, su vida estuvo marcada por la comunión entre la ciencia y la religión, desde el seno familiar su padre le compartió el interés por la biología, entomología y en especial, la geología, mientras que su madre le prodigó el pensamiento religioso al inscribirlo en un colegio de jesuitas.

Desde su juventud, emprendió estudios en filosofía, matemáticas y ciencias, y fue catedrático en diversos colegios jesuitas. Uno de los encuentros, que definió el campo de su investigación, fue el texto La evolución creativa de Henri Bergson, ahí encontró un concepto detonador: la evolución. En 1911, se ordenó como sacerdote, a la edad de 30 años.

En 1914, fue enviado a la Primera Guerra Mundial, en donde ganó la medalla militar de la Legión de Honor, e inició un intercambio de cartas con su prima Marguerite Teilhard Chambon, directora de un colegio de señoritas. En el contenido de las cartas se vislumbran temáticas como la naturaleza, el cosmos e incluso el feminismo, que conformaron el contenido de sus ensayos.

La iglesia católica condenó sus trabajos por considerarlos contrarios a la ideología religiosa, entre ellos, negar el pecado original y hablar de la evolución del hombre y del cosmos.

El Doctor en Geología y Padre Teilhard de Chardin, pasó una gran temporada en el exilio en China, donde coincidió con a los paleontólogos Davidson Black y Emile Licent, con quienes inició una época de expediciones y hazañas, entre las que destaca el descubrimiento del Hombre de Pekín, uno de los aportes científicos más importantes del S. XX.

La censura de sus publicaciones por la comunidad religiosa, lo acompañó hasta sus últimos días, junto con el deseo de morir en el día de Pascua. Cedió sus derechos de obra a su secretaria Jeanne Mortier, para que su obra fuera publicada tras su muerte.

Pierre Teilhard de Chardin, falleció un 10 de abril en la ciudad de Nueva York, un día de Pascua, el festejo de la resurrección de Cristo. Dejó en su pensamiento, una poética que concilia al hombre con el universo, que piensa al hombre como la mayor evolución, y el “punto omega”, en donde se encuentra un Cristo cósmico, la dirección hacia donde va esa evolución. La espiritualidad encarnada en el máximo esplendor.

La vida de Chardin fue una odisea de
conocimientos, estuvo marcada por la comunión
entre la ciencia y la religión

EL CORAZÓN DE LA MATERIA

Los Personajes

Personajes

Padre Leoncio Grandmaison (1868- 1927)

El Padre Leoncio Grandmaison, fue uno de los jesuitas que buscó adaptar la religión católica a la modernidad, porque perteneció a la corriente de la Teología positiva; es decir, la que hacía un análisis histórico, en relación a Dios, como un ser divino que se ha venido manifestando a través del tiempo, en contextos sociales y culturales determinados.

Entró a la Compañía de Jesús en 1886, y fue director de las revistas Etudes, en 1908, y fundador, en 1910, de Investigación de la ciencia religiosa, una publicación científica para teólogos, investigadores, e historiadores de la religión.

Mauricio Pimentel interpreta al Padre Leoncio Grandmaison, en El corazón de la materia.

Marcellin Boule (1861-1942)

Especialista en Ciencias Naturales y Ciencias Físicas que trabajó en el Museo de Historia Natural, en el Colegio de Francia, y participó en la creación del Instituto de Paleontología Humana en París.

Fue un científico polémico, ya que descubrió que los restos del “Hombre de Piltdown”, encontrado en Inglaterra en 1912, contenían fragmentos apócrifos, pertenecientes a un orangután u otro tipo de mono.

Otra de las investigaciones de Marcellin Boule, fue un análisis de un ejemplar completo de un “Homo neanderthalensis”, al que describió como un homínido de avanzada edad, erguido en su totalidad y con rodillas curvadas, es decir, un cuerpo que se asemejaba más al de un simio que al de un hombre. Años después, este estudio fue descartado, pues se descubrió que el sujeto de estudio, en realidad, padecía una enfermedad degenerativa.

El actor Juan Carlos Vives interpreta a Marcellin Boule en El corazón de la materia.

Henri Breuil (1877 - 1961)

Fue considerado pionero y pieza clave para conocer el arte paleolítico de las cavernas. Fue licenciado en Ciencias Naturales por la Sorbona y un respetado arqueólogo, prehistoriador, geólogo y etnólogo. En 1900, se ordenó como sacerdote, pero recibió permiso de sus superiores para continuar con sus investigaciones, las cuales realizó por sesenta años.

Entre sus descubrimientos más importantes, se pueden mencionar: la pintura “La Dama de Blanco”, en la Montaña Brandberg de Namibia, con 6000 años de antigüedad, así como la llamada “Capilla Sixtina del Paleolítico”, una serie de 1,963 dibujos y grabados rupestres de diversos animales ubicados en Lascaux, Francia. Breuil, fue el encargado de documentar el descubrimiento, cuando escapó de la ocupación de los alemanes en la Primera Guerra Mundial. Actualmente, la Cueva de Lascaux, es considerada patrimonio de la humanidad.

El actor Miguel Flores interpreta a Henri Breuil, en El corazón de la materia.

Padre Licent, “Émile Licent” (1876- 1952)

Fue un jesuita e historiador francés, que pasó más de veinticinco años investigando en China. En la provincia de Tianjin, fundó el Musée Hoangho Paiho, conocido como el Museo de Beijing, en donde actualmente se encuentran los fósiles de mamíferos cuaternarios, y las reliquias humanas prehistóricas que descubrió.

Durante los años 20s, fue colega de Teilhard de Chardin en sus expediciones en China.

El actor Miguel Flores interpreta al Padre Licent, en El corazón de la materia.

Gustavo VI Adolfo de Suecia (1882- 1973)

Fue Rey de Suecia después de la época de esplendor de la monarquía; sin embargo, fue respetado y querido por el pueblo sueco por su estilo de vida e interés en las humanidades.

Estudió en la Universidad de Upsala las asignaturas de arte, economía, historia y arqueología, que definieron sus campos de interés para toda la vida. Visitó Egipto, China, Italia y Grecia para formar parte de expediciones arqueológicas, y fue un alumno autodidacta de diversas disciplinas, como la horticultura.

Obtuvo el doctorado en Economía Política y Arqueología, y fue considerado un experto en arte chino clásico.

Raúl Adalid interpreta a Gustavo Adolfo de Suecia, en El corazón de la materia.

Luisa Mountbatten (1889-1965)

Nació en Inglaterra, fue esposa del rey Gustavo VI Adolfo y reina de Suecia. Fue una mujer altruista durante toda su vida, ya que trabajó como enfermera en Francia durante la Primera Guerra Mundial, una labor por la que la Real Cruz Roja, le otorgó una condecoración militar.

Posteriormente, durante la Guerra de Invierno en Finlandia, varios niños refugiados arribaron a Suecia, y la reina Luisa abrió las puertas de su vivienda, el Palacio de Ulriksdal, para alojarlos.

Falleció en Estocolmo, a los 75 años, y es recordada por haber sido una mujer sencilla, y una monarca que siempre convivió con los ciudadanos de su país.

La actriz Marina de Tavira interpreta a Lady Luisa, en El corazón de la materia.

Davidson Black (1884-1934)

Estudió medicina en la Universidad de Toronto, Canadá, de donde era nativo, y anatomía comparada en la Universidad de Manchester, Inglaterra.

En 1917, se integró al cuerpo médico de las Fuerzas Canadienses en la Primera Guerra Mundial, y dos años después, la Unión Médica Colegiada de Pekín, China, lo invitó a impartir clases sobre embriología y neurología. Davidson Black, aceptó con gusto la propuesta porque para el investigador representó la oportunidad de comprobar la hipótesis de la evolución del hombre según la cual los primeros vestigios homínidos, se encontraban en Asia Central.

Mientras realizaba investigaciones paleontológicas en 1926 recibió la noticia de que dos dientes fósiles, posiblemente humanos, habían sido encontrados en Zhoukotien, cerca de Pekín, por Johan Gunnar Andersson. Gunnar pensó que podría tratarse de la evidencia de una nueva especie de homínido.

En este período Teilhard de Chardin, se integró como parte del equipo de investigación de Black. Ambos entablaron una gran amistad, en la que el jesuita llegó a referirse a él como un hermano.

La Fundación Rockeffler, apoyó a Davidson Black en sus excavaciones. Los dientes fósiles de Zhoukotien fueron parte de lo que se consideró en ese momento como el primer eslabón perdido, llamado “Sinanthropus Pekinensis”, el Hombre de Pekín.

El actor Juan Carlos Vives interpreta a Davidson Black, en El corazón de la materia.

Johan Gunnar Andersson (1874-1960)

Fue un arqueólogo, paleontólogo y geólogo sueco, especialista en la historia prehistórica de China. Predijo, con seis años de antelación, el descubrimiento de el Hombre de Pekín. Entre sus sobrenombres se encontraba el de “Kina-Gunnarr” , por sus grandes investigaciones.

Participó en expediciones en el Ártico y la Antártida, y en 1914 fue invitado a trabajar por el Gobierno de China, en donde entrenó a la primera generación de geólogos, e impartió clases de arqueología. En 1918, realizó su primera visita a Zhoukodian, en donde encontró restos fósiles, que tenían indicios de pertenecer a un hombre prehistórico, y que, años después, con la cooperación de paleontólogos como Otto Zdansky, Davidson Black y Teilhard de Chardin, nombraron a los restos humanos, como el Hombre de Pekín.

Algunos de los descubrimientos de las expediciones de Gunnar Andersson, se encuentran resguardados en el Museum of Far Eastern Antiquities de Suecia, el cual se fundó a partir de su colección. Fue también fundador del Museo Geológico de China.

El actor José Caballero interpreta a Johan Gunnar Andersson, en El corazón de la materia.

Pei Wen Zhong (1904-1982)

Estudió en la Universidad de Pekín, Geología. Fue reconocido por sus investigaciones durante el proyecto de El Hombre de Pekín, especialmente porque descubrió el primer cráneo de los restos fósiles durante la excavación, en una grieta con una profundidad de 40 metros.

Pei Wen Zhong, fue considerado como uno de los fundadores de la arqueología y paleoantropología china, escribió el primer libro sobre la prehistoria de China escrito en su idioma natal, y fue miembro de la Academia China de las Ciencias.

El actor Jeovanni Sánchez interpreta a Pei Wen Zhong , enEl corazón de la materia.

Jeanne Mortier

Jeanne Mortier, leyó en 1938 el “Medio Divino”,de Teilhard de Chardin, una lectura que la impactó de sobremanera. Un año después, asistió con una pareja de amigos a una conferencia científica en el Museo de Historia Natural, sobre ciertas excavaciones en Birmania. Cuando se enteró que las excavaciones estaban lideradas por Teilhard de Chardin -el mismo autor que había leído un año antes-, no dudó en ofrecer su ayuda al jesuita e investigador y se convirtió en su secretaria.

En una carta a Jeanne Mortier, Teilhard le escribe acerca de la censura que le impone la Iglesia Católica a sus textos, pero también sobre la fidelidad que tenía hacia la institución:

“Te lo repito: todo esto no produce en mí ninguna amargura, porque estoy sobradamente seguro del resultado final. No me he sentido jamás tan profundamente ligado a la Iglesia; ni tan firme de que esta Iglesia, reflexionando con mayor profundidad sobre su Cristo, será "la" religión del mañana..." (Lettres à Jeanne Mortier de Teilhard de Chardin ,1984)

La Señorita Mortier guardó las memorias y ensayos del jesuita tras su muerte en 1955.

Una de los primeros comités que Jeanne Mortier organizó para publicar los textos de Teilhard de Chardin, aún sin la autorización del Imprimatur (una aprobación de lectura realizada por la Iglesia Católica para sus fieles), fue la Association des Amis de Pierre Teilhard de Chardin, en París.

Sin la labor que realizó Jeanne Mortier, hoy no conoceríamos el legado de Teilhard de Chardin.

La actriz Laura Almela interpreta a Jeanne Mortier, en El corazón de la materia.

Juan XXIII (Angelo Giuseppe Roncalli , 1881-1963)

Fue el Papa número 261 de la Iglesia católica y soberano de la Ciudad del Vaticano de 1958 a 1963. Por su fidelidad a su voto de pobreza y otras congruencias, se le conoce como “El Papa Bueno”. Entre sus actividades previas destacan su participación en la Primera Guerra Mundial como asistente médico y como capellán, su misión diplomática y religiosa en Atenas y Estambul durante la Segunda Guerra Mundial (en la que salvó la vida de muchos judíos de la persecución nazi) y, posteriormente, su intervención en favor de paz ante el grave conflicto bélico entre Estados Unidos de América y Rusia por los misiles en Cuba.

Por último, Juan XXIII se consagró a la tarea de modernizar la Iglesia mediante la socialización incluyente e integradora de la práctica católica. Fue promotor de políticas socioeconómicas justas en las que se observará la paz, la libertad y la convivencia. Sobre todo, hasta sus últimos días, defendió la dignidad del ser humano.

Quizás a raíz de fuertes presiones al interior de la Iglesia, un año antes de su fallecimiento, en 1962 -en cierta forma en contradicción con su pensamiento y la gran labor que realizó durante toda su vida- Juan XXIII firmó el monitum (advertencia) que prohíbe la difusión de la obra de Teilhard de Chardin por considerarla contraria a la preceptiva católica y, por ende, nociva para los jóvenes que pudieran entablar comunicación con ella a través de su lectura parcial o total.

Juan XXIII fue canonizado en abril de 2014 por el Papa Francisco.

José Caballero interpreta a Juan XXIII, en El corazón de la materia.

Cardenal Alfredo Ottaviani (1890-1979)

Fue un hombre fuerte, tanto en la defensa de los preceptos católicos como por su constitución física, características por las que fue considerado el más obstinado conservador del Vaticano.

Dirigió de manera radical el Santo Oficio, para que se cumplieran puntualmente los dogmas, las posiciones doctrinales, las leyes y artículos del Derecho Canónico que sustentan la verdad católica. Éste fue su empeño: resguardar y defender el credo, el reglamento católico.

Jamás tuvo ninguna consideración ante aquello que representara una amenaza de perdición, ruina, contaminación, inestabilidad para el ideario católico. Estaba en oposición al comunismo, a la teología de la liberación y, a las propuestas de Teilhard de Chardin.

El actor Juan Carlos Vives interpreta al Cardenal Ottaviani, en El corazón de la materia.

Margarita Teilhard- Chambon (1880-1959)

Prima, amiga de la infancia y corresponsal de Pierre Teilhard de Chardin, que utilizó el seudónimo de Claude Aragonnés.

Teilhard le confió sus manuscritos, los que ella guardó para publicarlos hasta su muerte, en 1959. Falleció antes de terminar y antes de dar a Claude Cuénot (uno de sus biógrafos) muchos detalles personales de la vida de Pierre. Las cartas que Margarita compartió con Teilhard (1914-1919) fueron editadas por ella misma, y fueron publicadas posteriormente, bajo el título Génesis de un pensamiento (Editorial Bernard Grasset, París, 1961). Las correspondientes al período 1923-1939 están recogidas por ella misma en un volumen de edición anterior, bajo el nombre de Cartas de Viaje (Editorial Bernard Grasset, París, 1956; 1.a ed. castellana, Editorial Taurus, Madrid, 1966, Colección Ensayistas de Hoy, no. 9) [1]).

Las cartas escritas por Teilhard entre 1914 y 1919, fueron editadas en castellano por la Editorial Taurus (Madrid, 1966, Colección Ensayistas de Hoy, no. 36), volumen en el que se añade una biografía de Margarita Teilhard-Chambon.

En El corazón de la materia, Ana Clara Castañón, interpreta a Margarita Teilhard-Chambon.

Teilhard de Chardin

en nuestros días

La influencia de Teilhard de Chardin quedó presente en ámbitos muy particulares, como en el campo de la ciencia, política, teorías de comunicación, literatura. Incluso dejó los antecedentes para dar paso a la ecofilosofía, en la cual la espiritualidad y la ecología de la tierra convergen para convertirse en uno mismo.

La manera en que percibimos los medios de comunicación y la tecnología, se la debemos en parte a Teilhard de Chardin y Marshall Mcluhan, quien al igual que Teilhard de Chardin ejerció la labor docente, fue filósofo, católico, investigador y comunicador. 

Cuando Marshall Mcluhan se encontró con la cosmogonía de Teilhard de Chardin, se interesó ya que éste, planteaba una teoría en la que hablaba de la evolución progresiva a partir de la materia (biósfera), que posteriormente da forma al hombre y la conciencia colectiva evolutiva (noosfera), hasta llegar a Dios (el punto omega). Estos niveles de transformación y crecimiento, se asemejan al sistema nervioso que cada ser vivo posee, puesto que una serie de interconexiones permite crear mayor complejidad en el organismo y en la noción de la conciencia.

Mcluhan retomó la tecnología electrónica y la conciencia de evolución, a partir de la visión de Teilhard de Chardin sobre la noosfera, el sistema nervioso y su cosmogonía. Para el comunicólogo; la radio y la televisión llevarán al hombre, a una extensión de sí mismo. Debido a las teorías planteadas por estos pensadores, al día de hoy se considera que Mcluhan y Teilhard, se anticiparon al concepto de Internet.
En el ámbito político, el demócrata Al Gore, quien obtuvo el Premio Nobel de la Paz, y actual vocero a favor de la ecología a través de la Alianza para la Protección del Clima, entre otros, se ha declarado seguidor de Teilhard de Chardin. Al Gore piensa que, a través de la fe y la comprensión de nuestro planeta como creación de Dios y del cosmos, es que podremos aprender a respetarla y protegerla.

Cabe mencionar la paradoja de posturas políticas en los últimos 20 años. En los 90´s se empezó a hablar del cuidado de la tierra, y del reconocimiento de la ciencia. Hoy en día, las cosas son muy distintas, pues nos encontramos con el presidente Donald Trump, quien no cree en el calentamiento global, y realiza recortes económicos a las áreas de ciencia y cultura, además de que parte de su gabinete está integrado por creacionistas; una postura con la que el jesuita y filósofo tuvo que enfrentarse siempre.

Teilhard de Chardin, “sostenía que el ser humano evolucionaba hacia la materialización de una capa pensante planetaria o una conciencia global compartida.” (Vía: Pijamasurf “Diez personas que están ayudando a subir el nivel de conciencia del planeta”, 2016) tanto la comunicación, como la ecología parten de una cohesión de pensamiento de todos los habitantes del mundo.

Retomar a este jesuita, filósofo, paleontólogo y visionario, es brindarnos la posibilidad de un renacimiento en cuanto las acciones que estamos realizando día a día por la sociedad, la tierra y nuestra espiritualidad.